CONSEJOS PARA TENER PIES SALUDABLES

La mejor forma de tener unos pies sanos y hermosos es cuidándolos. No es suficiente tratarlos superficialmente, bedemos sentirlos sanos. Algunas cosas que rutinariamente realizamos pueden estar afectando a tus pies, por ello debemos considerar las siguientes premisas de los motivos por los cuales nuestros pies dejan de ser saludables y evitar realizarlo, de esa forma estaremos cuidando nuestros pies.
ZAPATOS APRETADOS: Sí, lo primero que debemos evitar es utilizar zapatos apretados. Hay muchos modelos de zapatos que son hermosos pero lamentablemente son diseños hechos para pies delgados y si nosotros tenemos el pie un poco o muy ancho obviamente estos zapatos nos causaran daños, algunas marcas oscuras, ampollas, callos, etc. Sobre todo tengamos reparo al elegir un modelo de zapato con diseño en punta, pensemos en las consecuencias.
ZAPATOS CON TACONES ALTOS: Aunque no parezca los zapatos demasiado altos también dañan el pie, debido a que mientras más alto sean los zapatos nuestro peso se centra en la punta de los pies ocasionando ampollas, o manchas.
UTILIZAR ZAPATOS CERRADOS EN VERANO: Lo mejor durante épocas de calor (no solo el verano) es mantener el pie ventilado, utiliza sandalias o zapatos con aberturas, evita que tus pies suden demasiado ya que estando mucho tiempo tan cubiertos puede ocasionar la aparición de hongos.
Pero si ya tienes los pies maltratados es hora de empezar a cuidarlos, nunca es demasiado tarde. Algunas cremas y exfoliaciones caseras ayudarán a borrar (poco a poco) las manchas ocasionadas por ampollas. Muchos de los motivos mencionados ocasionas que nuestros pies estén resecos, que las plantas del pie se endurezcan, si tienes los pies resecos puedes exfoliarte (con productos caseros) y para ello te damos dos ideas de cómo hacerlo.
Debemos remojar el pie en una tina o vasija con agua por al menos 10 min, luego usando una piedra pómez realiza masajes en tus pies (sobre todo los talones y el empeine), esto hará que se eliminen las células muestras. Sécate los pies con una toalla e hidrátala con alguna crema.
Otra opción es que realices una pasta combinando azúcar y miel de abeja, aplícate a los pies y realiza suaves masajes. Enjuágate con agua tibia y sécate los pies. Recuerda que después de una exfoliación será necesario que utilices una loción hidratante.
golinons.com, duvalia.com, cutypaste.com, soymoda.net, cosasdesalud.es, lariviera.com.co, Ceci Saia

Compartir el post en »»

Comparte la publicación con tus amigos o contactos. ¡Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...